Blog

La Fidula Madrid
02 / octubre / 2017

El Niño de la Hipoteca opina

Mi mía y sólo mía experiencia personal (y que si no eres catalán igual te sirve para entenderme a mí y a muchos otros)(o no):

1-PRESENTACIÓN

Soy catalán nacido (y vivido) en Barcelona con sangre murciana y andaluza. Soy cantautor y me he recorrido toda España de arriba abajo varias veces. He tenido INFINITAS conversaciones de barra de bar con gente muy variopinta en todos los rincones de este país. En muchas he encontrado puntos de encuentro fantásticas y he hecho grandes amigos y en algunos momentos he podido convencer a gente de que estaba equivocada y viceversa. Cuando escuchaba cosas de personas que viven completamente engañadas me limitaba a asentir con la cabeza y verlo como una causa perdida y ha sido en más de una ocasión.

Entre mis amistades y familiares la mayoría no atienden a los nacionalismos pero también se encuentran varios que aman su tierra, ya sea la catalana o la española. No comparto con ellos ese sentimiento, pero ante todo los respeto. Y no, no son unos tontos que no han leído ni viajado, lo han hecho, y mucho, pero tienen ese sentimiento y los respeto. Sigo pensando que el nacionalismo si se radicaliza puede desembocar en cosas horribles, pero si simplemente es un sentimiento no hace daño a nadie.

Con todo esto, a pesar de ser antinacionalista, si hubiese un marco que encaja conmigo y a mis intereses personales y laborales sería una república española. Bueno… llegados a este punto con una España monárquica plurinacional y de izquierdas me conformaría, aunque hasta eso parece utópico a estas alturas.

Por lo tanto soy defensor de la democracia y de que se vote, que toda mi gente pueda votar libremente para que yo pueda respetar su voto y que ellos respeten mi `no`.

Y hasta aquí las presentaciones.

2-INDEPENDENTISTAS

Yo quiero votar en unas elecciones limpias y justas, este referéndum es una chapuza que sólo representa a la mitad de los catalanes, pero por otra parte es totalmente comprensible. Llevamos muchos años ya con este debate en la calle y en los despachos, y el gobierno rancio del PP se ha cerrado en banda con llave, candados y cadenas. Y Mas, Junqueras o Puigdemont son sólo la coartada política del otro bando. El independentismo en Cataluña existe desde que murió Franco. Antes existía pero en silencio. Lo que pasa es que hace 20 años, los independentistas eran minoría. Esquerra Republicana de Catalunya, como su nombre indica, es un partido independentista. Siempre ha sacado representación parlamentaria desde que tengo uso de razón. A veces con más y otras veces con menos votos, pero ese sector independentista de la población siempre ha existido. El debate de la independencia lo conozco desde que soy niño y aquí, en Catalunya ni nos matamos ni nos odiamos ni estamos divididos. O sí, estamos divididos, pero igual (por no decir que mucho menos) de divididos que están las dos españas desde la transición. ¿Vosotros os matáis? Pues nosotros tampoco.

Primer error de enfoque. La independencia de Mas.

La creciente reciente ola de independencia fue un movimiento puramente social impulsado solamente por los partidos independentistas y por mucha gente de a pie, que tuvo explosión el día de la diada de 2012 aunque es algo que llevaba años fraguándose. De hecho yo soy de los que piensa que el punto de inflexión que empezó a generar indepes a mansalva (a parte de la crisis economico-política que vivía el país), fue el linchamiento público a Pepe Rubianes por unas declaraciones que España no quiso entender. Pepe Rubianes es y será siempre un icono para muchos catalanes de un bando y del otro, especialmente para la izquierda catalana. Y la campaña de represión que sufrió y de la que no pudo escapar, a muchos catalanes nos dolió y nos hizo presenciar el reflote de la mierda franquista que de vez en cuando asoma en este país.

La semana antes de esa exibición independentista, el señor Mas anunció que no iba a participar en esa manifestación y después de ver el despliegue usó el pretexto de que estaba escuchando al pueblo para sumarse a ese carro y empezar su cruzada para conseguir su estatua en la plaza Catalunya. Ya demostró que miraba por él y por su egolatría y durante un tiempo, al independentismo ya le iba bien tenerlo como abanderado por su buen lenguaje y dominio de los idiomas. Pero cuando empezó a ser una carga no se quería ir ni con jabón, una prueba más de su egolatría.

Junqueras y los suyos tienen hasta el ADN independentista y nunca han llevado ninguna careta. Tienen un propósito y son los que están jugando mejor sus cartas porque tienen claro lo que quieren, y con jugar mejor no digo jugar limpio. También son culpables de llevar tensión a las calles. Y por supuesto que son una fábrica de independentistas y usarán las competencias que puedan para generar cada día más, no quieren dejar pasar esta oportunidad. Son demagogos, lo son. También hay que reconocer que son de los pocos que se están cagando públicamente en la cara del PP sin ningún tipo de filtro y están tratando a Mariano y a su séquito como se merecen y como los perros que son, con perdón hacia los perros. Pero insisto. No llevan careta. Son independentistas que quieren la independencia sea como sea.

Puigdemont es otra carta del independentismo. Una cara amable y nueva para la gente de Barcelona, que no deja de ser un Mas de segunda…

Así que, no os dejéis engañar. Aquí hay dos bandos, el gobierno de España y los independentistas. Los políticos catalanes son sólo los encargados de echar leña al fuego y ya ves si la echan, pero sólo son los abanderados.

Así pues y en este escenario en el que si se hubiese usado el sentido común se hubiese pactado un referéndum en Catalunya hace años y hubiese ganado seguramente el no, nos encontramos en un punto de tensión política en el que se hacen referéndums chapuceros y en los que hasta los que opinan como yo de lo chapucero que es, salimos ayer a la calle a defender urnas. Hasta ese punto hemos llegado.

En mi opinión y a estas alturas, el referéndum pactado y con garantías son los padres. Pura utopía.

3-ADOCTRINADOS

Hay gente adoctrinando a gente para que llamen adoctrinados a otra gente.

Me parece increíblemente absurdo que un país que durante 40 años iba al colegio saludando una foto de Franco y la cruz, esté llamando adoctrinado al pueblo de Catalunya.

Es de ilusos también, pensar que el independentismo no adoctrina, claro que intenta engrosar sus filas. En los medios, en las escuelas o donde haga falta.

Es de mucho más ilusos el no darse cuenta que el gobierno del PP eso lo sabe hacer mucho mejor, y con métodos que rozan el autoritarismo.

Mirad. A los catalanes Tv3 nos manipula. Pero también nos manipula TVE, Atresmedia y Mediaset. ¿Y sabéis qué tenemos? La posibilidad de poder contrastar esas manipulaciones y por lo menos poder escoger o los más atrevidos, sacar una conclusión con la mezcla de inputs. Fuera de Catalunya no. Si no eres una persona con un mínimo de inquietud para informarse, si te conformas con los medios convencionales, en España sólo te manipularán de una forma, y lo que hemos vivido estas últimas semanas lo confirma.

En Catalunya hay mucha gente que ama la bandera española. También tenemos nuestros radicales del aguilucho (que por suerte son muy pocos). Tenemos barrios y casi ciudades enteras de inmigrantes españoles o hijos de esos inmigrantes. En las calles tenemos las dos realidades, y muchos se quejan del apoderamiento político y mediático que han hecho los independentistas, que es existente, pero insisto, nadie les priva de poder poner TVE1.

Y todo esto lo digo con conocimiento de causa de la experiencia que te da la primera persona. En España tenéis muy poca información veraz de lo que está pasando en Catalunya, sólo la tenéis los que os preocupáis de informaros. Os recomiendo que habléis, y sobretodo, nos preguntéis vuestras dudas a nosotros, los catalanes de a pie. Usad las redes para dejar que gente anónima os cuente sus experiencias y veréis cuan diferente es a lo que escucháis por la televisión.

Eso no quita que haya catalanes que sigan férreamente otro tipo de mentiras, el adoctrinamiento existe. Aún así, muy lejos del victimismo, el verdadero adoctrinamiento lo ha hecho el PP. Si os hago yo un vídeo de “catalanofobia” como hicieron los del PP con la hispanofobia, lo podríamos alargar a las 4 o 5 horas de insultos y menosprecio a los catalanes.

A día de hoy, de independentistas hay de muchos tipos. Nacionalistas, separatistas, los que se han desgastado por culpa del gobierno, los que no encuentran otra salida, los que lo hacen por intereses económicos y hasta los que lo son por simpatía.

Que no os engañen, en ese bloque tan numeroso de gente hay personas manipuladas y personas perfectamente informadas.

Lo que sí sé, es que la inmensa mayoría de los independentistas respeta mi NO.

Que gilipollas los hay en todos lados y que de esas anecdotillas que os cuentan de “mi primo fue a barcelona y no le hablaban castellano” yo me sé muchas más, igual que también conozco las que pasan en el lado inverso. De gilipollas hay en todos lados y deberíamos dejar de usar el argumento del gilipollismo porque ya no se lo cree nadie.

4-UNO DE OCTUBRE DE 2017

Como os he ido diciendo, a mi este referéndum no me representaba. Y no porque el gobierno diga que es ilegal, porque lo que diga este gobierno a mi me la suda por delante y por detrás. Era un referéndum ilegítimo y chapucero, que como ya he dicho, a mis amigos independentistas los entendía porque no les están dando muchas opciones más, pero yo no quería ser partícipe. Mi idea inicial era abstenerme de ir a votar, para demostrar que a mí no me representaba.

En mi familia hay varios miembros que trabajan con papel. Para mí es una alegría porque, si los pido con tiempo, me imprimen posters gratis y me ahorro un dinero siempre que cuelgo carteles. Pues me vi, en mi propia casa, escondiendo carteles de actos y charlas más que moderadas en las que se reivindicaba la democracia, ni si quiera abogaban por el sí. Ya con vivir ese franquismo de pacotilla en mis carnes, y escuchar las historias de mis familiares de como les subía la policía a registrar furgonetas de arriba abajo y sufriendo cada vez que iban a hacer una entrega, ya tuve suficiente. Con eso y para mí ese referéndum ya se había convertido en un acto de protesta y de defensa a la dignidad que sí que me representaba. Posteriormente a eso han ido pasando cosas cada vez más graves que han tenido el mismo efecto en otras personas y han ido engrosando esta lucha por la dignidad.

Estoy demasiado dolido por lo que pasó ayer. Físicamente no me pasó nada, pero estuve de 17 a 21h defendiendo unas urnas (en las que no creía inicialmente) que representaban nuestra dignidad como pueblo, con avisos constantes de que la policía se acercaba y rodeado de gente de todo tipo, nerviosa y viviendo todo lo contrario a una fiesta. Atacaron brutalísimamente a pocas calles de donde estábamos, en el mercado donde a veces voy a comprar. Vi las imágenes y me estremecieron, eso pasaba al lado de mi casa. Al lado de donde yo estaba.

Esta mañana me ha llegado un WhatsApp de que la persona que recibió el balazo de goma en el ojo iba a mi colegio. Yo no me acuerdo mucho de él porque era de los mayores, tiene algunos años más que yo. A estas horas sigue en el hospital, lo han operado pero parece ser que por suerte no perderá el ojo. Aprovecho también para hablar de mi caso personal a nivel escolar. Estudié en la Escola del Mar, y recibí una educación excelente libre de política dónde nos enseñaron a ser personas.

Esto parece que no tiene vuelta atrás. Me veo en unos meses perteneciendo a la República Catalana, sin ni siquiera haber podido votar en unas elecciones justas. Aún así, lo aceptaré. Respetaré la voluntad de la gente que me rodea y así quiere que sea. Y ojalá todo fluya lo menos dolorosamente posible y al final podamos tener un país normal que se lleve más o menos bien con sus vecinos. Ojalá.

Llevo muchos años respetando la democracia española. Llevo muchos años aguantando al PPSOE con dignidad y con esperanzas de que algún día este país salga de su crisis política y social. Pero hasta aquí he llegado. Hoy me levanto con un sentimiento nuevo:

No quiero vivir en un país donde gobierne el PP.

Nunca los perdonaré.

Hasta que no los echéis del gobierno aquí tenéis un votante del NO que acaba de convertirse en abstencionista.